24.7.09

El segundo recorte / Por Alberto Serdán

El segundo recorte

Cuando cae la economía, caen los ingresos de las empresas y de las personas (esto último lo mostró, por ejemplo, la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2008 y que se ha agudizado en este 2009). Si a ello se suma la caída de la economía en otros países y, por tanto, la disminución en sus requerimientos de petróleo y electricidad (su demanda, pues), y si a ello le sumamos que la producción de petróleo en México ha estado reduciéndose por falta de inversiones... tenemos un cóctel más o menos suficiente para entender porqué la Secretaría de Hacienda ha decidido recortar el gasto por segunda ocasión.

Como la gente tiene menos ingresos (y una de las principales fuentes de dinero para el gobierno son los impuestos a los ingresos menos gastos -léase Impuesto Sobre la Renta), y las empresas tienen menos ventas (y con ello el IVA se ve mermado) entonces se pagan menos impuestos (con una caída estimada de de -268 mil mdp en los ingresos del gobierno, junto con otros impuestos). Como la otra fuente de recursos gubernamentales principal es el petróleo (cuyos ingresos estimados se han disminuido en -211 mil mdp), pues la cosa se pone color de hormiga.

Por ello el gobierno ha revisado sus previsiones de ingreso, originalmente estimadas en 2,792.0 miles de millones de pesos-mdp, a unos disminuidos 2,311.9 mil mdp, es decir -480 mil mdp menos. ¿Esto es mucho o es poco? Para darnos una idea, toda la deuda externa histórica que actualmente tiene el gobierno federal es de 518 mil mdp, casi lo mismo.

También por estas razones, el gobierno decidió recortar el gasto por segunda ocasión, esta vez por 50 mil millones de pesos-mpd, luego de un primero por 35 mil mdp (en mayo), sumando en total 85 mil mdp. Para tapar el hoyo que el gobierno sigue teniendo, se previeron otras medidas de ingresos por 336 mil mdp (coberturas petroleras, remanente de operación del Banxico, uso de fondos de estabilización, más deuda y otros ingresos) así como una caída en el gasto no programable (que incluye deuda) en 59 mil mdp. La suma de estos ajustes totalizan las previsiones para más o menos equilibrar los 480 mil mdp perdidos.

Cuando se mete tijera, debe observarse con mucho cuidado los rubros en los que se recorta, pues experiencias anteriores han dado cuenta de la caída en el gasto de rubros sociales, como demuestran las siguientes gráficas que elaboré el año pasado cuando estaba en Fundar, Centro de Análisis e Investigación, respecto de la crisis de 1995.

(haga clic sobre la imagen para agrandarla)

(haga clic sobre la imagen para agrandarla)

(haga clic sobre la imagen para agrandarla)

(haga clic sobre la imagen para agrandarla)

Por tanto, es indispensable que el gobierno aclare los rubros específicos donde recortará el gasto y el impacto previsto para la calidad de vida de las personas al disminuir la capacidad de los servicios sociales que ofrece el Estado. Más aún, deberá hacer todos los esfuerzos para que los rubros más sensibles para la población -sobre todo la más pobre- no se vean afectados.

Acorde con Hacienda "es una reducción importante, quizá la mayor reducción histórica en los ingresos públicos de un año". Hasta ahora, sin dar más detalles que seguramente surgirán en estos días, Hacienda ha anunciado que el recorte se concentra en 78 por ciento en gasto corriente (salarios, gastos de operación, subsidios y transferencias). El restante 22 por ciento se aplicará en el renglón de inmuebles y obra pública.

No obstante, se espera una nueva reforma fiscal en el siguiente periodo de sesiones del Congreso aumentando los impuestos o, como dicen los funcionarios, "aumentar la recaudación tributaria a través de una reforma tributaria; las medidas específicas de ésta no las hemos determinado". Todo ello para tapar los innumerables hoyos que tienen las finanzas públicas. La tentación para meter un impuesto a alimentos y medicinas está presente, sólo hay que recordar que la gente más pobre gasta mucho más en alimentos, proporcionalmente a su ingreso, que la más rica; por lo que el impacto de una medida como esta será mayor en sus bolsillos. Ojo.

(haga clic sobre la imagen para agrandarla)

(haga clic sobre la imagen para agrandarla)

*********
FUENTES:

GASTO PÚBLICO FEDERAL 1990-2009
FUENTE
Datos: SHCP 2008
Cálculos y gráficos: Fundar, Centro de Análisis e Investigación, 2008

ENCUESTA NACIONAL DE INGRESOS Y GASTOS DE LOS HOGARES 2008
Datos: INEGI, 2009
Cálculos y gráficos: Alberto Serdán, 2009

2 comentarios:

  1. La aritmética "carstensiana" 480 mil mdp = 85 mil mdp, o sea, una caída de casi 500 mil mdp la compensarán con menos de la quinta parte de esa cifra. Ajá! Seguramente crecerá el endeudamiento público y acabarán metiendo tijera donde no deberían, porque los privilegios fiscales que le cuestan al país más de 700 mil mdp al año, ¡ni tocarlos!

    ResponderEliminar
  2. ¿No tendrá un ábaco que le sobre y le preste a los sabuesos de Hacienda? Lo van a necesitar el año que viene...

    Muchas gracias por la lectura y qué buena referencia hace a los gastos fiscales de los cuales no sabemos cuánto fue lo que efectivamente dejó de recibir el Estado por estos privilegios; tampoco conocemos las evidencias que justifican su existencia... y todo indica que el gobierno tampoco.

    ResponderEliminar

La ventanilla: para el desahogo, las dudas, las reclamaciones y las sugerencias. (Para prevenir spam, todos los comentarios son moderados por EChPm)